Español || English
Logo Artes Escenicas Inicio
Buscador
NOTICIAS

Publicar en Efímera Revista #9

Call For Papers

04/04/2016

Se abre la convocatoria de envío de materiales para Efímera Revista # 9: "Hacernos un mundo, ficciones colectivas", edición coordinada por Óscar Cornago (CSIC), J. Alberto Conderana (UPSA) y Rubén Ortiz (CITRU).

FECHA LÍMITE: 10 Abril 2017
 

Hacernos un mundo, ficciones colectivas

Propuesta conceptual: Mundo. Parte de la sociedad humana caracterizada por alguna cualidad o circunstancia común a todos sus individuos.

El objetivo de este monográfico es plantear las artes escénicas como una forma de articular entornos colectivos sostenidos por instancias imaginarias. Por entornos colectivos entendemos la red de vínculos y relaciones que se construye en torno a un proceso de creación e investigación basado en prácticas de creación escénica. El objetivo es generar y sostener durante un tiempo una serie de cualidades o circunstancias propuestas como espacio común de vida, parafraseando la definición que da el diccionario de “mundo”. El resultado son territorios sensibles que de forma temporal son habitados con unas lógicas imaginarias que cuestionan los modelos sociales dominantes. Este nuevo espacio de relaciones afecta en primer lugar al equipo de artistas, pero, siguiendo la teoría del actor-red de Bruno Latour, no se reduce a esas cabezas más visibles, sino que se prolonga a través de todos aquellos agentes humanos y no humanos, materiales y simbólicos, que se ven involucrados y entre los que se incluye el público. El arte deja de ser un objeto de contemplación para proponerse como una práctica social compartida, que no excluye la percepción estética, pero considerándola como un modo más de ponerse en relación con el mundo y los demás, y no solo un medio de construcción de una subjetividad. Durante el proceso de creación y posteriormente a través de la presentación de sus resultados se da vida a un tejido frágil, impreciso y provisional que ningún sujeto es capaz de abarcar en su totalidad. La obra, en tanto que resultado de este proceso, se muestra como un catalizador y un nodo más de estas comunidades temporales o imaginarios sociales que solo existen en los cuerpos de quienes participan de ellos. Desde esta perspectiva el efecto del trabajo artístico no opera en primer lugar a través de la interpretación de la obra por parte del público —me gustó, no me gustó—, sino que depende de la forma como ha sido construida y el tipo de relaciones que propone. Estos modos de hacer, trabajar y producir entran en una relación crítica con otras formas de producción de relaciones propias del capitalismo cultural guiadas por el funcionalismo. Este giro fundamental en el modo de entender las artes se ha acentuado desde los años 2000, cuando en el medio artístico se generó una nueva necesidad de desbordamiento, no ya en términos formales de los límites de la obra, sino en los modos de funcionar socialmente y colocarse dentro de los entornos en los que opera. Es lo que algunos autores, como Bishop, han definido como un nuevo giro social o participativo de las artes. Pero es posible también considerarlo desde el otro lado y buscar la ficción o la casuística en grupos y comunidades externos al campo del arte que se apropian de nociones y de métodos elaborados en el ámbito artístico y de las artes escénicas, en particular. De esta forma, sin dejar de considerar la autonomía del espacio artístico, la obra se sitúa a la luz de una serie de contextos que van más allá. La función pública del arte no se reduce a su interpretación hermenéutica, sino que se proponen según el modo de producir relaciones y vincularse con los distintos agentes simbólicos y no simbólicos que la hacen posible. Este enfoque, con una clara dimensión estética (Dewey, Shustermann, Claramonte), abre nuevas posibilidades para la investigación artística, la docencia, el activismo y en general la forma de entender el lugar del arte dentro de la sociedad. El artista se aleja así de la tradición romántica para presentarse como un trabajador cultural al tiempo que la obra, el contexto en el que opera y la relación con el espectador, entran en un campo abierto de relaciones que tienen que ser definidas como instancias activas en función de cada proyecto.

Consultar toda la información en: http://www.efimerarevista.es


Fecha Fin: 05/05/2016

Archivos adjuntos: Efimera-9-CFP-2017.pdf |




Aviso Legal: © de los textos y las imágenes: sus autores Diseño CIDI; Desarrollo web GyaStudio