Español || English
Logo Artes Escenicas Inicio
Buscador
OBRAS

BIOROOM BS. AS. Cápsula 2: LA COCINA

Creación:

» Cecilia Pérez Pradal



Ficha Técnica:

Performers: Camila O´Reilly, pareja e hijo.
Asistencia Dramatúrgica: Ariel Dávila (Córdoba, Argentina)
Dirección: Cecilia Pérez-Pradal (Argentina-España)



Año estreno: 2014







Comentario

LA COCINA Tuvo lugar en un apartamento del barrio de clase alta porteño Belgrano R. El Bioroom estuvo protagonizado por Camila O´Reilly , una joven chef que desde la intimidad de su cocina profesaba su pasión por la cocina vegana. En esta cápsula nos asomamos a la cotidianeidad de esta joven madre, cocinera vegetariana y estudiante de un profesorado de yoga, para retratar escénicamente su intimidad, invitamos al público a entrar a su casa y a experimentar su mundo cotidiano, el de su cocina, su familia, y la crianza de su niño Ramiro, con toda la ´crudeza´ con la que se presentaba.

Camila recibía al público, formado por grupos de 7 personas como máximo [1] , en el portal de su casa y los hacía a pasar como si de un conjunto de amigos o alumnos de sus clases de cocina se tratara. Al iniciar la performance los invitaba a participar de una meditación guiada por ella en la habitación de su niño devenido espacio multiusos del apartamento. El público entraba de lleno en su intimidad, se descalzaba cómodamente y experimentaba una meditación yogui rodeado de los juguetes del niño. Antes de pasar a la cocina los visitantes lavaban sus manos en el baño del apartamento como parte del ritual y filosofía doméstica del hogar. En la cocina se ponían delantales variopintos y colaboraban en la preparación de unos brownies veganos, una receta creada por la dueña de casa. Todo el grupo interactuaba en la intimidad de la pequeña cocina, los ingredientes y los pasos de la receta se iban mezclando con historias, fotos, objetos y experiencias de vida que Camila compartía con el grupo. Las preguntas e intervenciones de los asistentes pasaban a formar parte de la dramaturgia abierta de la performance, ya que cada vez era diferente.

El acto de cocinar fue la puerta hacia su archivo biográfico. Una vez que los brownies se metían al horno, el público pasaban al salón del piso y sentado cómodamente en el living junto a la familia de Camila, pareja e hijo, tomaban un té yogui preparado especialmente para el encuentro y degustaban los brownies que habían cocinado juntos. En ese momento de merienda Camila enseñaba al público el borrador de su libro inédito ¨La cocina del alma¨ y recogía impresiones del grupo de espectadores que en alguna ocasión terminó reflexionando sobre el punto de cocción de los proyectos y animándola a publicarlo. Como cierre de la performance la pareja de Camila, un músico cantautor de rock-indie que lleva salas de ensayo en Buenos Aires, tocaba una canción que había compuesto cuando esperaban a Ramiro, el hijo de ambos, que ya tenía 1 año y 9 mese y estaba allí compartiendo la intimidad de su salón con el público, y al mismo tiempo mirando sus dibujitos animados en un ordenador.

Cocinar y comer juntos como experiencia de intimidad, como acto que desgrana la memoria, presente en las recetas, las formas de organizar la cocina, de disponer la mesa y de dar inicio al ritual de la comida, en el que se cruzan constantemente los límites entre naturaleza y cultura, entre lo crudo y lo cocido, entre ficción y realidad.

Notas: 

[1] Cabe destacar que solo se podían adquirir localidades vía mail, identificándose, ya que las funciones se realizaron en domicilios privados.

Contexto:
» Bioroom


























Aviso Legal: © de los textos y las imágenes: sus autores Diseño CIDI; Desarrollo web GyaStudio