Español || English
Logo Artes Escenicas Inicio
Buscador
RESEÑAS

Se acaban de editar las obras completas de Rodrigo García

2009-06-23

Rodrigo García, Cenizas escogidas: obras 1986-2009, Segovia, La Uña Rota, 2009.

Se acaban de editar las obras completas de Rodrigo García en un período que se fecha entre 1986 y 2009. La obra se nos ofrece en dos mitades, los años que van de 1986 a 1999 estructuran la primera parte y Algunas obras escritas a partir de 2000 la segunda. Pero más allá de clasificaciones y cronologías una pregunta se nos aparece como ineludible al ojear el libro: ¿qué queda de todo el teatro presentado durante ese período? El propio García nos lo dice en su introducción: estos textos no son más que víctimas, residuos, despojos. Es decir, lo que nos que queda de todo aquello es muy poco, casi nada, a saber: unas cenizas escogidas, unas palabras que funcionan como huella de lo que fue o de lo que pudo llegar a ser; unos restos que sin embargo operan como testigo de unos años, que levantan acta de un tiempo pasado desde el presente y que configuran, a pesar de todo, una memoria. Pese al nihilismo, o gracias al mismo, a ese momento de negación absoluta, de reconocimiento de la derrota, es posible una redención en el sentido benjaminiano del término: a través de su cita en el presente se redime lo que en el pasado se articuló por medio de la escena.

 

A partir de esta redención se nos revela una cierta belleza, pero belleza no en el sentido estético, sino cognitivo, esto es, belleza que emana a través de la visibilización de lo que el poder siempre pensó en ocultar o por decirlo con las palabras que utiliza Bruno Tackels en el prólogo del libro: “de mostrar lo que no debe mostrarse.” En este sentido el teatro de Rodrigo García nos habla de la mayor de las contradicciones, de la hipocresía de Europa: nos hace desear el hundimiento de Europa y a la vez la voluntad de amarnos de una vez en Europa, nos provoca el deseo de que Europa reviente y las ganas de seguir apasionándonos por la cosas de Europa, por ejemplo por el teatro que se ve en Europa. Quizás no sea un disparate pensar el teatro de Rodrigo García como un teatro del deseo, pero del deseo ambivalente y autónomo, del deseo como un fin en sí mismo independientemente del objeto anhelado, como si se revelase una singularidad detrás de cada persona o cosa, tal y como se describe en Aproximación a una idea de desconfianza: “Da igual si el cuerpo de un amante, un libro, un paseo por el monte por la noche sin ayuda de las estrellas o los putos frasquitos (de hotel). Hay que agotar lo percibido y en esa tarea agotarte y no tener miedo de palmar con las manos en la masa.” O sea, un grito vitalista como forma de resistencia. 

 

 

Alberto Sebastián Lago

Madrid, 2009


Autor: Lago, Alberto Sebastián
Tipo: libro
Archivos adjuntos: Reseña - obras de Rodrigo García.pdf |




Aviso Legal: © de los textos y las imágenes: sus autores Diseño CIDI; Desarrollo web GyaStudio