Español || English
Logo Artes Escenicas Inicio
Buscador
SUBCONTEXTOS

Efímera 6: Archivos y afectos (Revista)

Año de Inicio: 2014
Año de Fin: 0000

Directores:

Zara Rodríguez Prieto (CSIC/UCLM)

Equipo editorial
Esther Belvis. Artea
J. Alberto Conderana. Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA)
Óscar Cornago. Consejo Superior de Investigaciones Científicas(CSIC)
María R. Collado. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Isis Saz. Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM)
Clara Zarza. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Volumen 5, Número 6, Año 2014
ISSN: 2172-5934
www.efimerarevista.es

Este número ha sido editado en el marco del proyecto de investigación Imaginarios sociales II: la idea de acción en la sociedad posindustrial (CSIC, HAR2011-28767)

 

» Contexto relacionado: Archivos de afectos

Introduccion:

 

 

Contenido:

Editorial

Los trabajos reunidos en Archivo de afectos se inscriben en una línea de investigación poco explorada, los resortes de animación de la memoria archivada. El archivo resulta de la conjunción de varios factores, porciones apreciables de memoria material, soportes estancos donde la memoria ha de permanecer, técnicas adecuadas de codificación y de conservación, y también, normativas sobre los usos apropiados de unos materiales que estabilizan memoria e identidad. Por estas vías el archivo se singulariza y procede a efectuar un cierre espacial y temático sobre sus propios bienes. Pero el cierre, además de reafirmar, tiende a esterilizar y desanimar el vigor de huellas, de fragmentos y de iconos. Los afectos, que aquí parecen fuera de lugar, son sin embargo germen e inclinación sin los cuales el acceso al material de archivo es un trámite convencional y aséptico, desprovisto de propiedad y de originalidad. La exclusión de los afectos, lejos de ser accidental, puede considerarse programática consecuencia de la autoridad al alza de la memoria científica, tanto más fiable cuanto menos subjetivada y afectiva. Precisamente, la potencia del archivo reside en su capacidad de conducir la memoria del paradigma mágico al paradigma técnico. Como señalaba Le Goff (1988), aún en los inicios de la edad contemporánea el historiador era más o menos una especie de hechicero, de brujo; un especialista de la memoria, pero de una memoria entendida y vivida como algo fundamentalmente sacro y no técnico. El archivo, prestigiado en el siglo XIX como depósito de fuentes al servicio del conocimiento cierto, ha impuesto un corte epistemológico y ha dado lugar a la aparición paradigmática de la memoria científica, una memoria positiva refractaria a los afectos. De acuerdo con la lectura foucaultiana del archivo (1966), huellas, fragmentos e iconos están destinados a ocupar «espacios taxonómicos de visibilidad» donde reproducir el «tiempo clasificado» y el «devenir cuadriculado y espacializado» de la moderna racionalidad reticular e instrumental, cuyas potentes funciones han levantado la figura del «rectángulo intemporal», un recorte glacial de estética administrativa renuente a la temperatura emocional de los afectos. Si hay un afuera del archivo, ha de ser un afuera de sesgo kafkiano, segregado por medio de ficciones laboriosas, habitado de afectos desanclados, en lucha con organigramas que salvaguardan a la vez que esterilizan. El archivo hace superflua y sospechosa la ficción. La implantación tecnológica del archivo en las actuales prácticas económicas y científicas parece anunciar el comienzo de la era de la heurística, ciencia instrumental del control radical de las fuentes y de los usos rectos de la memoria. El valor plural, heurístico, epistemológico, económico y policial de los archivos, su ubicuidad –la trazabilidad de las mercancías, las bases de datos testimoniales, las amalgamas de los anaqueles–, son deudores de la condición del archivo como nodo técnico, creador de un comienzo temporal y de un relato inaugural. Frente a esta situación de arrasado por proliferación, Efímera 6 reúne una serie de fórmulas de desvío afectivo, donde aquí y allá se reivindican la figura del testigo como sujeto afectivo primordial, el recurso a la huella mnémica despojada de todo soporte físico, el balbuceo y el temblor como elementos característicos de la actividad de la memoria, lo cuasi literario y lo activamente ficcional como vías de conversión del material de archivo en memoria por venir así como una varia desfetichización, pasada por el sentido del humor, del frío rigor icónico del cuadrado negro.

J. Alberto Conderana

 

[Leer número completo online]

Ubicacion: Madrid
Madrid Tipo: revista




Aviso Legal: © de los textos y las imágenes: sus autores Diseño CIDI; Desarrollo web GyaStudio