Español || English
Logo Artes Escenicas Inicio
Buscador
TEXTOS

Los asentamientos urbanos del Teatro da Vertigem

Autor: García, Silvana

Año de publicación: 2010

Artista: Teatro da Vertigem

Fecha de incorporación a la web: 19/04/2010

Referencia bibliográfica:

ARTEA/ CORNAGO, Óscar (Coord), Utopías de la proximidad en el contexto de la globalización. La creación escénica en Iberoamérica. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2009, pp. 27-45. ISBN: 978-84-8427-686-9



Texto:

Las dos últimas décadas han confirmado el lugar dominante que ha venido ocupando el teatro de grupo en el panorama del teatro brasileño. De modo especial en São Paulo, el teatro colectivo constituye un porcentaje significativo de la pro-ducción, así como representa también uno de los segmentos más estimulantes de la creación escénica. Lo que hoy se llama teatro de grupo está sólidamente afincado en una tradición que, en los años 60-70, consagró un nuevo modo de producir y crear, un modelo que no se confundía con el teatro de aficionados ni con las compañías de molde europeo, encabezadas por actores consagrados. Tanto el Teatro de Arena como el Teatro Oficina, a pesar de las evidentes diferencias entre sí, trajeron a la experiencia teatral un sentido de asociación cómplice, ideológica y artística, representado por elencos jóvenes movilizados por la decisión de abrir nuevos caminos y conquistar nuevos públicos. El Arena y el Oficina, cada cual a su modo, acuñaron el sentido de un teatro militante, comprometido con el momento político y con un teatro a contramano del divertissement. En la década de 1970, instalados plenamente la dictadura y sus esquemas represivos, hubo todavía quien procurase resistir en la intención militante desplazándose de los centros a los barrios periféricos en busca de temas y públicos más populares. La nueva generación de colectivos que viniera en la década siguiente, manteniendo la lógica contraventora, invirtió su energía creativa en la vertiente de la contracultura. Fue un momento que valorizó el experimentalismo formal y temático, y amplió, consecuentemente, el repertorio de procedimientos de creación y producción. Aquello que en esa época se llamó genéricamente “creación colectiva” adquirió multiplicidad de modos, aunque haya quedado registrado, de un modo general, como ejemplo de un democratismo casi sin riendas, forjado en la ruptura de las jerarquías y en la convicción, en algunos de base grotowskiana, acerca del potencial creador de los actores. En ese período, muchos grupos definieron y marcaron el gusto estético de los espectadores, como ocurriera con el grupo carioca Asdrubal Trouxe o Trombone, comparable en cuanto a irreverencia con sus her-manos paulistas del Pod Minoga y del Teatro do Ornitorrinco. E incluso con el Mambembe, el Vento Forte o el Pessoal do Vitor. Este rápido panorama, necesariamente reductor, nos sirve aquí tan solo para demarcar los territorios de la experiencia histórica en que hunden sus raíces los grupos que comienzan a surgir durante el renacer de la democracia brasileña, en la segunda mitad de los años ochenta. En el contexto de un teatro animado, en aquel momento de su mejor performance, por una generación de directores notables, como Antunes Filho y Gerald Thomas, y por el florecer todavía tímido de una nueva generación de autores, comenzaron a aparecer los grupos de teatro de la post-apertura política. Uno de los primeros en destacarse en esa década fue el Teatro Galpão, de Belo Horizonte (capital del Estado de Minas Gerais, al sudeste de Brasil), creado en 1982, y hasta hoy uno de los colectivos más consagrados del panorama teatral brasileño por su admirable trayectoria artística. Nació como teatro de calle, componiendo su repertorio con una combinación de elementos de la cultura popular y con técnicas circenses.

Leer texto completo en pdf



Archivos adjuntos: asentamientosurbanos_silvana.pdf |




Aviso Legal: © de los textos y las imágenes: sus autores Diseño CIDI; Desarrollo web GyaStudio